Tag Archives: periodismo

Lecciones de Wikileaks: la diferencia entre la prensa y los medios

22 Dic

Jay Rosen, en el episodio número 77 de su podcast con Dave Winer sobre el futuro del periodismo (que es ya presente, como ha quedado meridianamente claro estas últimas semanas), Rebooting The News, hablando sobre lo que él ha aprendido del caso Wikileaks:

I’ve found in my blog on a distinction between the press and the media. The press, to me, is a key social institution in a democracy that helps us understand what’s going on, because without it we can’t have consent of the governed, we can’t have a check on power. The media is the modern, industrial communications complex that is mostly involved in the production of audiences and the the buying and selling of mindshare in the marketplace. For a very long time, press and media overlapped so much that we tended to talk about them as the same thing. But for a variety of reasons these two things are being pulled apart. And one of them is we see that the media is actually very very closely aligned with the State, and when the State says “jump!”, media companies have to jump, like Amazon, or, you know, service providers, or telcos or, you know, big corporations, that they actually aren’t going to be the ones to oppose the State, whereas the press has to be able to do that, or it doesn’t really have any function. So what’s happening is that this broader press sphere, of which blogging, and the Internet, and Wikileaks, and voluntary organizations, and individuals as well as civil society groups, like Reporters Without Borders, this new unfolding and growing press sphere is pulling the establishment press toward it while the media companies show that they are less and less reliable as homes for the press.

And the old press, the institutional press, the Bill Keller press, is kind of like looking around and saying “Where’s our home? […]”

He descubierto en mi blog una diferencia entre la prensa y los medios. La prensa, para mí, es una institución social clave en una democracia que nos ayuda a entender lo que sucede, porque sin ella no podemos tener consentimiento de los gobernados, no podemos vigilar al poder. Los medios son el complejo moderno e industrial de comunicación que se dedica principalmente a la producción de audiencias y a la compra y venta de relevancia en el mercado. Durante mucho tiempo, la prensa y los medios se superponían hasta tal punto que solíamos referirnos a ellos como si fuesen la misma cosa. Pero por diversas razones están separándose. Una de ellas es que vemos que los medios están en realidad muy muy alineados con el Estado, y cuando el Estado dice “¡saltad!”, las empresas de medios tienen que saltar, como Amazon, o los proveedores de servicio, o las telcos, o las grandes empresas, que no van a ser las que se opongan al Estado, mientras que la prensa debe ser capaz de hacerlo, o si no no tendría en realidad función alguna. Así que lo está pasando es que una esfera más amplia de la prensa, de la [forman parte] los blogs, Internet, Wikileaks, las organizaciones de voluntarios, individuos y grupos de la sociedad civil, como Reporteros Sin Fronteras, esta nueva esfera de la prensa, creciente y en evolución, está tirando de la prensa establecida hacia ella, mientras que las empresas de medios demuestran que son cada vez menos fiables como hogar de la prensa.

Y la prensa tradicional, la prensa institucional, la prensa de Bill Keller [director del New York Times], mira a su alrededor y dice “¿Dónde está nuestro hogar? […]”

Estas son algunas de las cosas más interesantes que he leído al respecto en las últimas semanas:

Julian Assange and the Computer Conspiracy; “To destroy this invisible government” (Aaron Bady, 29 de noviembre de 2010)
If Amazon has silenced Wikileaks… (Ethan Zuckerman, 1 de diciembre de 2010)
“The watchdog press failed; what we have is Wikileaks instead” (Vídeo de Jay Rosen, 2 de diciembre de 2010)
Episodio 75 de Rebooting The News (Jay Rosen y Dave Winer, 6 de diciembre)
Wikileaks and the long haul (Clay Shirky, 6 de diciembre de 2010)
Freedomleaks (Doc Searls, 9 de diciembre de 2010)

Anuncios

El futuro de los periódicos

28 Jul

Jeff Jarvis resume certeramente uno de los principales retos a los que se enfrentan las organizaciones que se dedican a la generación y distribución de noticias en Internet.

Thanks to the internet, the marginal cost of sharing information today is zero. So the value of the journalist in merely distributing information is nearing zero. Distribution was just the stranglehold the journalists’ companies had on the market that enabled them to be supported by monopoly economics. They can no longer build their businesses on that barrier to entry. This change in market reality forces us to examine journalists’ true value to the public in the market.

[Gracias a Internet, el coste marginal de compartir información hoy en día es cero. Por lo tanto, el valor del periodista en la mera distribución de información se aproxima a cero. La distribución era simplemente aquello sobre lo que las compañías de los periodistas ejercían su dominio en el mercado y lo que les permitía basarse en una economía del monopolio. No pueden seguir construyendo sus negocios sobre esa barrera de entrada. Este cambio en la realidad del mercado nos obliga a analizar el valor real en el mercado de los periodistas para el público.]

Jarvis aparece en un reciente y muy interesante episodio de On The Media, el excelente programa sobre el estado de los medios de comunicación de NPR, la radio pública estadounidense, titulado Are Newspapers Dead Yet? (¿Han muerto ya los periódicos?), en el que se analizan varias de las ideas que se barajan como vías para la supervivencia de los periódicos en la era digital: desde la intervención de los gobiernos para salvarlos, a la que Jarvis se opone radicalmente (mp3 y transcripción, en inglés); al polémico establecimiento de “barreras de pago” (paywalls) para cobrar por el contenido, que defiende Alan Murray, del Wall Street Journal, que siempre ha cobrado por el acceso a la mayoría de sus artículos, y al que se opone Alan Rusbridger, de The Guardian, cuyo contenido es de libre acceso (mp3 y transcripción); pasando por las iniciativas de Google para ayudar a la sostenibilidad de los periódicos, que comenta James Fallows, de The Atlantic, autor de un reciente artículo sobre el asunto (How To Save The News) (mp3 y transcripción); por la posibilidad de que el futuro de los periódicos pase por lo “hiperlocal“, con iniciativas como las del New York Times en varios barrios de Nueva York, que comenta Mary Ann Giordano (mp3 y transcripción); o la idea más radical, que defiende Yochai Benkler, de que la producción de noticias acabará siendo una actividad eminentemente social, comunitaria (mp3 y transcripción).

Contexto

26 Mar

Desde hace unos años, prácticamente lo único que leo en los periódicos son los artículos de opinión. Me gusta estar informado de lo que sucede en el mundo, pero pienso que la prensa diaria ayuda bien poco. Porque una cosa es estar al tanto de los últimos acontecimientos (“conocimiento episódico”, lo denomina Matt Thompson) y otra muy distinta saber a qué obedecen, cómo encajan entre sí, por qué suceden (“conocimiento sistémico”). Y esto, el contexto en el que engarzar las últimas noticias, en los periódicos es bien escaso.

Ayer, leyendo varios artículos relacionados con lo que Elise Shu denomina “movimiento por el contexto” (context movement), empecé a entender por qué.

Dice Shu:

The current news system is an artifact of an earlier era of industrial production that has passed. But the web allows us to fix some of the problems.

Because journalism is structured around the single story, it’s not accommodating to help people have more meaning, more context.  But that’s a function of the old ecosystem. In prior platforms, we couldn’t give background due to limits on time or space. So we learned to produce news with updates. The ecosystem was not conducive because reporters were producing for primary time-specific models.

There’s also very little reward for providing context if you’re a journalist. News reporters see it as doing something “extra”, providing “more info”, instead of making the background – the topic page or whatever you want to call it – the main draw and the incremental stories the side dishes. The journalism system – newsrooms, reporters – compete not to equip readers with more understanding but to break news. Metrics on “success” as organizations are also skewed because they measure how many people watched, how many clicked, not more understanding.

(El sistema de noticias actual es una creación de una era anterior de producción industrial que ya ha pasado. Pero la web nos permite solucionar alguno de los problemas.

Como el periodismo se estructura alrededor de la historia individual, no es útil para ayudar a la gente a alcanzar más significado, más contexto. Pero ésa es una función del viejo ecosistema. En anteriores plataformas, no podíamos proporcionar antecedentes por limitaciones de tiempo o espacio. Así que aprendimos a producir noticias a base de actualizaciones. El ecosistema no ayudaba porque los reporteros producían para modelos principalmente preocupados por el tiempo.

Además, si eres un periodista, proporcionar contexto tiene poca recompensa. Los reporteros lo ven como hacer algo “extra”, proporcionar “más información”, en lugar de centrarse en los antecedentes – la página sobre el tema o como se lo quiera denominar – y convertir las historias incrementales en platos secundarios. El sistema periodístico – redacciones, reporteros – no compite para ofrecer a los lectores una mayor comprensión sino para dar las últimas noticias. Las métricas del “éxito” como organizaciones también están sesgadas, porque miden cuánta gente vio, cuántos pulsaron en el enlace, no una mayor comprensión.)

En la misma línea, Matt Thompson, en su post The 3 key parts of news stories you usually don’t get (Las 3 partes fundamentales de las noticias que normalmente no recibes) afirma que los periódicos sólo nos permiten saber lo que pasa, lo que acaba de suceder, pero poco nos dicen de la situación estructural, de lo que no pasa, ni de cómo el periodista ha llegado a saber lo que sabe (algo que no sólo sería muy útil para permitirnos valorar su credibilidad, sino que también, dice Thompson, puede llegar a hacer el relato mucho más interesante); por último, algo que me llamó la atención es que él echa en falta que los periodistas hagan explícito qué es lo que (aún) no saben, qué es lo que están tratando de averiguar. Algo que “[…] not only does it give us a framework for anticipating (and thereby managing) the information that will come in next, it also stokes our interest in that information” ([…] no sólo nos proporciona un marco dentro del que prever (y por tanto manejar) la información que llegará a continuación, sino que también alimenta nuestro interés por esa información.)

Hasta ahora, cuando los periódicos intentan proporcionar un cierto contexto para las noticias, lo que suelen hacer es mostrar una serie de enlaces (a menudo, a noticias sobre el mismo asunto en el propio periódico, sin referencias externas). Por ejemplo, eso sucede con los apartados “A fondo” que aparecen en muchos artículos de El País.

Y la verdad es que eso poco contribuye a que alguien que trata de enterarse de qué va el asunto lo consiga.

Sin embargo, Shu y Thompson (y Jay Rosen, profesor de la escuela de periodismo de NYU, que es por quien he acabado llegando aquí) creen que ofrecer la información de última hora dentro de su contexto funciona mejor, y que de hecho existe entre los lectores demanda de contexto. Citan ejemplos como la repercusión que obtuvo el episodio Giant Pool of Money del programa This American Life de la radio pública de Chicago, de septiembre de 2008, que ofreció una de las primeras explicaciones coherentes, de conjunto, de la crisis financiera, o un artículo del New Yorker sobre la reforma sanitaria (que he puesto en mi lista de lectura).

Y yo estoy de acuerdo. De hecho, como no encuentro esa información en la prensa diaria, recurro a muchos otros lugares que la maravilla de Internet pone al un click de distancia. Sitios tan dispares como, por ejemplo: el Real Instituto ElCano, la New York Review of Books, la Information Technology & Information Foundation o la infinidad de blogs y páginas institucionales a los que estoy suscrito a través de Google Reader. O cada vez más, los estupendos podcasts de Fora.tv, el Berkman Center o la London School of Economics.

O Wikipedia, claro.

Shu, refiriendo lo que se habló en el debate en el que participaron Thompson y Rosen, entre otros, en la reciente SXSW en Austin, llega incluso a preguntarse lo siguiente:

Wikipedia specializes in background knowledge. NYTimes specializes in investigations and updates. Why are they separate services? Why aren’t they the same? It makes more sense to provide context just as you’re coming into a story halfway through its development, like the health care debate.

Wikipedia is structually inspiring to us. Instead of bifurcating the story into a bunch of components, Wikipedia was pulling information together. Wiki works really well over time. It’s often the first choice people go to for news a year after something’s been in the headlines. Currently we present it as “more information”. The consumer doesn’t necessarily want “more information”. We want to present the minimum you need to understand a subject, and then develop that as your need for more increases.

(Wikipedia está especializada en el conocimiento de fondo. El New York Times está especializado en investigaciones y actualizaciones. ¿Por qué son servicios separados? ¿por qué no son el mismo? Tiene más sentido ofrecer el contexto cuando llegas a una historia a mitad de su desarrollo, como en debate sobre la atención sanitaria.

Wikipedia nos inspira estructuralmente. En lugar de bifurcar la historia en un montón de componentes, Wikipedia reúne la información. Wikipedia funciona muy bien con el paso del tiempo. Es a menudo el primer lugar al que la gente acude para enterarse de algo un año después de que ocupase los titulares. A día de hoy, se presenta como “más información”. El consumidor no tiene por qué querer “más información”. Queremos presentar lo mínimo necesario para entender un asunto, y después irlo desarrollando a medida de aumenta tu necesidad de más.)

Jarvis, Searls

26 Feb

Dos de los tipos más interesantes a los que suelo leer en mi ronda de blogs y similares sobre all things Internet son Jeff Jarvis, profesor de periodismo en CUNY y autor del estupendo What Would Google Do? y Doc Searls, coautor del clásico Cluetrain Manifesto y actualmente, entre otras muchas cosas, fellow del Berkman Center for Internet and Society de la Universidad de Harvard.

Hoy, con mi cruasán, he leído respectivamente Helping the news be news, un post de Jarvis sobre el futuro formato del “bloque de noticias”, la transición del artículo tradicional a algo distinto, de las noticias como producto a las noticias como proceso y The Revolution Will Not Be Intermediated, post de Searls sobre cómo la Red permite la existencia de intermediarios pero no los necesita, en el que rechaza que sea inevitable que el contenido que generan las grandes marcas se imponga sobre el “hecho a mano” de las personas (como él, por ejemplo; como yo) y que sean esas compañías las que vayan a decidir qué contenido dominará en la Web:

Nothing with real real value is dead, so long as it can be found on the Web and there are links to it. Humans are the ones with hands. Not intermediaries. Not AOL, or TechCrunch, or HuffPo, or Google or the New York Freaking Times. The Net is the means to our ends, not The Media, whether they be new disruptors or old disruptees. The Net and the Web liberate individuals. They welcome intermediators, but they do not require them. Even in cases were we start with intermediation — and get to use really good ones — what matters most is what each of us as individuals bring to the Net’s table. Not the freight system that helps us bring it there, no matter how established or disruptive that system is.

A %d blogueros les gusta esto: