El futuro del libro 8. El proyecto Google Books

21 Feb

Como comentamos en la entrada anterior de esta serie sobre el futuro del libro, entre los proyectos de digitalización masiva de obras impresas destaca por varios motivos el que está llevando a cabo Google, que ha dado lugar a un litigio aún pendiente de resolución con importantes repercusiones.

En octubre de 2004, durante la Feria del Libro de Fráncfort, Google presentó Google Print, un acuerdo con varias importantes editoriales (como McGraw-Hill, Cambridge University Press, Oxford University Press, Pearson o Penguin, entre otras) por el que el buscador podría mostrar entre los resultados de las consultas, junto a los enlaces a las páginas web relevantes, pequeños extractos (snippets) de los libros en los que apareciesen los términos buscados.

Poco después, en diciembre, presentaba asimismo su proyecto Google Library en el que, de acuerdo con varias de las principales bibliotecas estadounidenses (de las universidades de Harvard, Stanford y Michigan, y la New York Public Library) y la biblioteca de la Universidad de Oxford, Google escanearía digitalmente unos 30 millones de volúmenes de sus colecciones, incluyendo tanto las obras en dominio público como ejemplares aún bajo copyright, para incorporarlos a la base de datos de su buscador. Mientras que de los libros en dominio público Google mostraría el texto entero del libro, de libros aún protegidos por la propiedad intelectual únicamente permitiría ver hasta tres pequeños fragmentos por libro, cada uno de ellos de unas pocas líneas.

Búsqueda de libros de GoogleAmbas iniciativas constituyen lo que actualmente se conoce como Google Books.

Aunque Google ofrecía a los titulares de los derechos la posibilidad de solicitar que sus obras se excluyesen del programa de escaneo de las bibliotecas (sistema de tipo opt-out), así como de incorporarse al programa para editores, por el que recibirían parte de los ingresos que Google obtuviese por los anuncios situados en las páginas donde se mostrasen los fragmentos de sus libros, encontró gran resistencia a Google Library, pues muchos de los titulares de los derechos de propiedad intelectual sobre los libros, autores o editores, consideraban que tanto el escaneo completo de los textos para incorporarlos a la base de datos del buscador como el hecho de mostrar pequeños fragmentos de los libros alrededor de los términos buscados constituían una vulneración de sus derechos exclusivos, ya que Google debería haber contado con su autorización previa para poder hacerlo legalmente.

La disputa con autores y editores dio lugar a sendas demandas. El 20 de septiembre de 2005, el Gremio de Escritores (Authors Guild) y varios autores individuales demandaron a Google alegando que el proyecto Google Library vulneraba sus derechos de propiedad intelectual. Eligieron la forma de demanda colectiva (class action), una figura propia del ordenamiento jurídico estadounidense que les permitía actuar en nombre de los autores cuyos libros se viesen afectados (en concreto, se ciñeron a los que pertenecían a la colección de la Universidad de Michigan). Un mes más tarde, cinco editoriales —McGraw-Hill, Pearson, Penguin, Simon & Schuster y John Wiley & Sons— demandaron también a Google en el mismo tribunal. Más adelante, ambos casos acabaron integrándose en uno solo.

Desde el punto de vista de la propiedad intelectual, varias de las actuaciones de Google levantaban suspicacias:

  • El hecho de escanear un libro e incluirlo en la base de datos del buscador, aunque sólo se mostrasen al público pequeños fragmentos, podía vulnerar los derechos exclusivos de reproducción de los titulares.
  • Además, Google convertía los ficheros resultado del escaneo a un formato susceptible de indexación mediante software de reconocimiento óptico de caracteres (OCR).
  • Google proporcionaba una copia de cada fichero a las bibliotecas que participaban en el programa.
  • La propiedad intelectual está basada, como regla general, en un sistema opt-in, que impone sobre Google la carga de obtener autorización previa para proceder a la reproducción o transformación de las obras protegidas. Por tanto, el sistema opt-out que había implantado no era legalmente admisible.

Frente a estas presuntas vulneraciones de la ley de propiedad intelectual, la defensa de Google pasaba por hacer ver al juez que sus actuaciones entraban dentro del fair use (“uso legítimo” o “uso razonable”), un límite a los derechos de propiedad intelectual que permite un uso limitado del material protegido sin la necesidad de obtener permiso de los titulares. Es un juez el encargado de determinar, valorando las particularidades de cada caso, si se trata de un uso razonable o no, para lo cual la propia Copyright Act (sección 107) proporciona varios criterios (el propósito y la naturaleza del uso, incluyendo si el uso es comercial o para finales educativos sin ánimo de lucro; la naturaleza de la obra protegida; la cantidad y la importancia de la porción utilizada en relación con el conjunto de la obra protegida; y el efecto del uso sobre el mercado potencial o el valor de la obra protegida).

El resultado final del litigio no estaba claro: en un precedente reciente, el caso Kelly v Arriba Soft, el juez había dictaminado que el buscador de imágenes Arriba Soft hacía un uso razonable de las imágenes que Kelly, fotógrafo profesional, publicaba en su sitio web, al mostrar imágenes en miniatura (thumbnails) en los resultados de búsqueda. Google entendía que su posición frente a los titulares de derechos era aún más sólida que la de Arriba Soft; autores y editores, por su parte, argumentaban que la situación era demasiado diferente como para trazar analogías.

Sin embargo, el juez nunca llegó a dictar sentencia sobre un posible fair use pues, tras tres años de litigio, el 28 de octubre de 2008 las partes anunciaron un acuerdo, aún pendiente de aprobación judicial, cuyos detalles y posibles consecuencias trataremos a continuación.

[Actualización: el 22 de marzo de 2011, el juez Chin rechazó el acuerdo sobre Google Books, argumentando que su ámbito, en particular en lo referente a los usos futuros por parte de Google de los libros digitalizados, excedía con creces lo que la demanda inicial debía dirimir, a saber, si el escaneo de los libros para su incorporación a la base de datos del buscador y la muestra de pequeños fragmentos en respuesta a consultas de los usuarios suponía una infracción de los derechos de los titulares o bien cabría dentro del límite del fair use.]

Referencias:

Jonathan Band, The Long and Winding Road to the Google Books Settlement, 9 J. MARSHALL REV. INTELL. PROP. L. 227 (2009)

Jonathan Band, The Google Book Search Project, Lawsuit, and Settlement, presentación en la conferencia “D is for Digitize” (New York School of Law, 8 a 10 de octubre de 2009)

James Grimmelmann, The Elephantine Google Books Settlement, Buffalo Intellectual Property Law Journal (2010)

Otras entradas de la serie:

El futuro de la lectura

El futuro del libro 1. ¿El ocaso de la era Gutenberg?

El futuro del libro 2. Conceptos

El futuro del libro 3. La cadena de valor

El futuro del libro 4. Marco jurídico I

El futuro del libro 5. Marco jurídico II

El futuro del libro 6. Oleadas de la digitalización

El futuro del libro 7. Los proyectos de digitalización masiva de libros

El futuro del libro 9. El acuerdo sobre Google Books

La popularización del libro electrónico. Amazon vs Apple

Una respuesta to “El futuro del libro 8. El proyecto Google Books”

Trackbacks/Pingbacks

  1. El futuro del libro 7. Los proyectos de digitalización masiva de libros « IT Ruminations - febrero 21, 2011

    […] Marcos ← El futuro del libro 6. Oleadas de la digitalización El futuro del libro 8. El proyecto Google Books → LikeBe the first to like this […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: