Los buscadores y el debate público

15 Oct

En uno de los últimos eposodios de Spark, el programa de la radio pública canadiense (CBC) dedicado a la vida digital, Nora Young entrevista Kelly McBride, del Poynter Institute, a propósito de las distorsiones que el funcionamiento de los buscadores de Internet introduce en el debate público de asuntos polémicos.

McBride pone como ejemplo un asunto que lleva unos meses generando acalorado debate en Estados Unidos: la construcción de una mezquita en la Zona Cero de Nueva York, donde hasta el ataque islamista del 11 de septiembre de 2001 se erguían las torres gemelas del World Trace Center.

Explica McBride que, en realidad, ni se trata de una mezquita (sino de un centro social islámico que entre otras muchas instalaciones dispondrá de un lugar dedicado a la oración), ni estará situada en la Zona Cero (sino a dos manzanas de distancia). Sin embargo, una vez que el debate se estableció alrededor de la “Ground Zero mosque” (mezquita de la Zona Cero),  quedó encuadrado, al menos en Internet, cada vez más importante como plaza pública, en torno a esa expresión errónea o interesada, pues todo el que quisiese participar en él de una manera significativa (esto es, en la práctica, consiguiendo que sus aportaciones apareciesen en un lugar relevante en los resultados de búsqueda de Google), incluso aunque pretendiese discutir precisamente el marco en el que el debate se estaba desarrollando, se veía obligado a pasar por el aro de tener en cuenta, siguiendo las prescripciones del posicionamiento en los buscadores, la expresión de marras a la hora de diseñar su titular, pues la mayoría de la gente continúa introduciendo “Ground Zero mosque” en sus búsquedas.

McBride hacía en consecuencia un llamamiento a extremar el cuidado a la hora de enmarcar las discusiones en Internet para evitar las consecuencias negativas de esta falta de flexibilidad de los buscadores, inevitables puertas de acceso a cualquier discusión pública en la era digital.

2 comentarios to “Los buscadores y el debate público”

  1. Leila octubre 15, 2010 a 11:00 am #

    Estupenda entrada, Marcos, creo que apunta a un aspecto básico relacionado con el rigor y la necesidad de emplear las palabras adecuadas al tratar una información, es fácil que algo falso, inexacto o manipulado se vuelva viral y sólo contamos con el espíritu críticod e cada uno para diferenciarlo. Hace unas semanas escribí esto sobre el mismo tema: http://alianzas.periodismohumano.com/2010/08/30/el-sueno-de-martin-luther-king-al-reves/

  2. David noviembre 24, 2010 a 12:41 pm #

    Hola Marcos,

    Interesante entrada.

    Que se trate de un complejo con muchas instalaciones y que un espacio esté destinado a la oración o el mero hecho de su ubicación (más o menos cercana a la “zona cero”) no parece que sea la cuestión central del debate.

    Por otra parte, enmarcar las discusiones en Internet de forma aséptica, con las palabras adecuadas (¿palabras adecuadas?, ¿no manipuladas?, ¿rigor informativo en los buscadores?, ¿qué palabras buscarían los familiares de las víctimas?) es, bajo mi entender, una cuestión muy poco pacífica.

    Por último, me temo que el espíritu crítico de Leila no sea universalmente compartido.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: