Neutralidad de red II. Qué es Internet.

30 Ago

Como dije, al empezar a leer cosas sobre la neutralidad de red me di cuenta de que no existe una definición común de lo que significa neutralidad.

De hecho, creo que esta falta de consenso es aún más profunda, porque los distintos intervinientes en el debate ni siquiera se ponen de acuerdo sobre algo tan fundamental como qué es Internet.

Tratando de darle forma a esta percepción, encontré un artículo de Susan Crawford (profesora de Derecho en la Universidad de Michigan y ayudante del equipo de transición de Obama para las políticas de ciencia, tecnología e innovación cuando éste llegó a la Casa Blanca) titulado “Internet Think“, que me resultó muy útil.

En él, Crawford distingue tres visiones claramente diferenciadas de Internet: la de los ingenieros que contribuyeron a crearla; la de las compañías de telecomunicaciones (“telcos”), que poseen la infraestructura física de comunicaciones en la que se sustenta; y la de los visionarios de Internet (los “netheads“), cuya visión idealista de las posibilidades de la Red para el progreso de la humanidad está detrás de muchos de los avances que ésta ha propiciado.

Qué es Internet

En primer lugar, Crawford se pregunta qué entienden por “Internet” los ingenieros como Robert Kahn, coinventor del protocolo TCP/IP en que se basa Internet, que afirma:

Una de las cosas sobre Internet que mucha gente no entiende […] es que en realidad está compuesta de routers, cables, ordenadores, y cosas así, pero eso no es lo que define Internet. Eso son sólo las cosas con la que está construida. Internet en realidad era un arquitectura lógica que te permitía conectar prácticamente cualquier tipo de máquina de red. Por eso, cuando la gente me pregunta qué es Internet, digo que es una construcción lógica, independiente de los elementos concretos que la componen. Si esta red desapareciese y fuese sustituida en el futuro por una nueva tecnología, seguiría siendo Internet.

Así, desde el punto de vista de Kahn, TCP/IP es Internet, una arquitectura lógica pensada como una infraestructura de propósito general sobre la cual se pueden desarrollar y desplegar diversas aplicaciones.

Según Crawford, la definición de Internet más acorde a las ideas de los ingenieros es la que adoptó el Federal Networking Council en 1995:

“Internet” se refiere al sistema de información global que: (i) está conectado a nivel lógico mediante un espacio de direcciones global único basado en el protocolo IP o sus subsecuentes extensiones o continuaciones, (ii) es capaz de permitir comunicaciones utilizando el conjunto de protocolos TCP/IP o sus subsecuentes extensiones o continuaciones, y/o otros protocolos compatibles con IP, y (iii) proporciona, utiliza, o pone a disposición, ya sea pública o privadamente, servicios de alto nivel apoyados sobre las comunicaciones e infraestructura relacionada aquí descrita.

Por su parte, como ejemplo de la visión de las telcos Crawford propone la de James Crowe, director ejecutivo de Level 3, empresa que proporciona servicios de conectividad al backbone o núcleo de Internet:

Primero está la conexión local, normalmente una conexión bastante grande, del proveedor de contenido al backbone. En general, es una conexión de fibra óptica bastante grande. Después, está el propio backbone, que también es una conexión óptica muy grande. Después está la parte que conecta al usuario final al backbone, el acceso local a Internet. Las primeras dos secciones de Internet, la que va del proveedor de contenido al backbone, y el propio backbone, son muy competitivas. Tenemos gran variedad de proveedores. En la parte que todos compramos, la que conecta nuestras casas a Internet, es donde está el problema. Creo que los proveedores de contenido y la comunidad de Internet están en general en lo cierto cuando dicen que los proveedores de telecomunicaciones y las empresas de cable tienen un duopolio [para esta sección de Internet].

Crowe imagina Internet compuesta por tres categorías de caños que conectan a los “consumidores” con el “contenido” y viceversa. La definición de Internet, para él, no depende de la arquitectura lógica que se utilice para el sobre los tubos de transporte, aunque sin duda está al tanto del protocolo IP, sino que los propios tubos forman Internet.

En general, dice Crawford, para las telcos:

Internet es lo que surgió cuando las compañías telefónicas de todo el mundo hicieron posible que los ordenadores se conectasen (mediante módems) a las redes telefónicas preexistentes. Por tanto, la combinación de esas redes subyacentes forma para ellos la totalidad de Internet.

Por último, para exponer la forma de entender Internet de los netheads (literalmente, “cabezas de red”), Crawford escoge esta afirmación de David Weinberger, coautor de uno de los textos de referencia de la cultura de la Red, el Manifiesto Cluetrain, investigador en el Berkman Center e influyente bloguero:

Internet es un medio únicamente a nivel de bits. A escala humana, es una conversación que, debido a la persistencia y a la interconexión de las páginas, posee las características de un mundo. Sólo podría ser un medio si a los humanos nos resultase completamente indiferente.

Para los visionarios de Internet, aunque los estándares (TCP/IP, HTML, HTTP…) permiten que Internet (y la Web) funcione, no definen por completo lo que es. Lo más importante para ellos son las relaciones (entre textos, entre máquinas, entre personas, entre grupos) que estos estándares hacen posibles.

Hacia dónde va

Estas tres nociones distintas de lo que es Internet conllevan necesariamente visiones divergentes sobre su evolución futura.

Los ingenieros aceptan la posibilidad de que la arquitectura lógica que es Internet haya dejado de ser la más adecuada para prestar servicio a sus usuarios, y que sea por tanto conveniente reinventarla.

Por ejemplo, explica Crawford, tanto Kahn como David Clark, otro de los pioneros de Internet, han hecho llamamientos, cada uno por su parte, para una reingeniería de Internet con el fin de hacer frente a problemas actuales de Internet, como la seguridad, el spam, o el respeto a las normas de propiedad intelectual.

Por su parte, las telcos ven cómo aumenta vertiginosamente la utilización de sus “tubos”, a la vez que se les empieza a tratar como meros proveedores de transporte de datos, un servicio cada vez más “comoditizado”. Les resulta frustrante verse incapaces de internalizar los beneficios de la creciente conectividad que proporcionan al mundo entero.

El aumento de capacidad de la banda ancha que la sociedad demanda, explican las telcos, requiere enormes inversiones. Pretenden que los reguladores les permitan buscar maneras de monetizar “sus” redes más allá del mero cobro por la conectividad, como por ejemplo mediante la diferenciación de precios por distintas calidades de servicio o por la priorización de tráfico.

Querrían comercializar sus propios servicios de valor añadido, como el vídeo bajo demanda, como otra forma de recuperar sus enormes inversiones en infraestructura. Además, afirman que estos servicios son sensibles a problemas de latencia y jitter para los que Internet no permite asegurar la calidad del servicio, por lo que exigen tener la capacidad de gestionar adecuadamente el tráfico que circula por sus caños.

Para los netheads, el mundo está crecientemente online, y eso hace que sea un lugar mejor. Aspiran a alcanzar la conectividad global y el flujo de información sin restricciones. Para ellos, el acceso de banda ancha hace posible innumerables aplicaciones, muchas aún por inventar, que mejorarán la vida de los usuarios, facilitando la colaboración y la participación, y les preocupa que el intento de monetización por parte de las telcos retrase o incluso detenga esta evolución positiva.

En respuesta a las telcos, afirman que todos los problemas que latencia y jitter se resolverían si aumentase el ancho de banda de las redes.

Síntesis

Cada uno de estos tres puntos de vista por sí solo, señala Crawford, es demasiado limitado como para resultar útil a los responsables de tomar las decisiones regulatorias.

Ni la perspectiva del ingeniero ni la del nethead sirven de mucho cuando a los legisladores lo que les preocupa son las implicaciones económicas de instalar y mejorar las redes físicas.

La perspectiva de las telcos, por su parte, parece algo corta de miras, porque da por sentado que la gente prefiere recibir comunicaciones pasivamente en lugar de participar en crear las suyas propias. Ni las telcos ni los ingenieros tienen en cuenta el contexto social o cultural de Internet.

En cambio, los netheads se interesan casi exclusivamente por ese contexto cultural, y no tienen respuestas claras para la cuestión de cómo sufragar los costes de la transición a las redes de nueva generación, que tanto preocupa a las telcos.


También en esta misma serie:

Neutralidad de red I. Introducción

Neutralidad de red III. Arquitectura de Internet

Neutralidad de red IV. La privatización del backbone de Internet

Neutralidad de red V. El debate

Neutralidad de red VI. Argumentos a favor

Neutralidad de red VII. Argumentos en contra

6 comentarios to “Neutralidad de red II. Qué es Internet.”

  1. Leila agosto 31, 2010 a 8:33 am #

    Muy buen a entrada, Marcos. En medio de este tipo de debates es muy bueno pararse a reflexionar sobre los conceptos básicos, la terminología y a qué nos estamos refiriendo en realidad.

  2. Rober noviembre 18, 2010 a 4:34 pm #

    Buenas! me acabo de enganchar de forma casi forzada a tu blog y a todas tus entradas sobre la neutralidad de la red. Esran genial! Lo cierto es que ando aqui de erasmus en suecia y me a tocao hacer un trabajo de 2500 palabras sobre la net neutrality en ingles. Se te ocurre algun libro o libros de autores destacados en los que pueda encontrar informacion al respecto, ya que necesito hacer un analisis y tengo que mostrar referencias a las que he acudido. Si se te ocurre algo cuentamelo a rojamato25@hotmail.com
    Muchas gracias!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Neutralidad de red I. Introducción. « IT ruminations - agosto 30, 2010

    […] que, para ir aclarándome, creo que lo mejor será empezar por el principio: ¿Qué es Internet? Categorías:EOIPI Etiquetas: Internet, neutralidad de red Comentarios (0) […]

  2. Neutralidad de la red III. Arquitectura de Internet. « IT ruminations - agosto 31, 2010

    […] de Internet. Agosto 31, 2010 grankabeza Dejar un comentario Ir a los comentarios Ya hemos visto que existen varias formas de entender qué es Internet, y que ese hecho tiene repercusiones en lo […]

  3. Neutralidad de red VI. Argumentos a favor. « IT ruminations - septiembre 3, 2010

    […] defensa de los derechos de los usuarios. (Según la clasificación de Susan Crawford que comenté en otro post, se corresponderían aproximadamente con los visionarios de Internet, los […]

  4. Neutralidad de red VII. Argumentos en contra. « IT ruminations - septiembre 9, 2010

    […] éstos destacan los operadores de red, tanto cableada como inalámbrica (las telcos de las que ya hemos hablado), es decir, los principales dueños del backbone de Internet, como AT&T, Verizon o Comcast en […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: