Introducción a Twitter

23 Jul

[El texto que sigue es mi traducción parcial (apartados 2.1. y 2.2) del artículo Tweet, Tweet, Retweet: Conversational Aspects of Retweeting on Twitter” (pdf) (“Tuit, tuit, retuit: Aspectos conversacionales del retuiteo en Twitter”), de danah boyd, Scott Golder y Gilad Lotan. HICSS-43. IEEE: Kauai, HI, 6 de enero de 2010.

Los enlaces son de mi cosecha. He incorporado también algún comentario, entre corchetes y en cursiva]

Antecedentes de Twitter

Twitter es un servicio de microblogs creado a principios de 2006 para permitir que la gente comparta mensajes cortos de texto -“tweets” [gorjeos en inglés; “tuits”, en versión castiza]- con otros en el sistema. Como el sistema se pensó en un principio para que los tuits se compartiesen a través de SMS, la longitud máxima de un tuit es de 140 caracteres. Aunque el servicio evolucionó y ahora incluye más usos aparte de los SMS, como clientes web y de escritorio, este límite se mantuvo, y se re-describió como una propiedad del servicio. Biz Stone, director creativo de Twitter, afirma que “la creatividad surge de la restricción” [1].

Twitter combina elementos de sitios de redes sociales [2] y de blogs [3], pero con ciertas diferencias notables. Como los sitios de redes sociales, los perfiles están conectados a través de una red articulada subyacente, pero estas conexiones tienen una dirección, no son bidireccionales: los participantes pueden enlazar (“seguir”) a otros y ver sus tuits, pero éstos no tienen por qué seguir de vuelta. Como en los blogs, las páginas de los participantes en Twitter muestran todos sus tuits en orden cronólogico inverso, pero no existe la posibilidad de comentar los posts individuales. Los perfiles de los usuarios son muy escuetos y públicos, pero los usuarios pueden hacer que su flujo de tuits sea público o protegido (esto es, privado). La opción por defecto y la más habitual es público.

La característica principal de Twitter, lo que los usuarios ven cuando se autentican, es un flujo de tuits publicados por aquéllos a los que siguen, listados en orden cronólogico inverso. Los participantes tienen diversas estrategias para decidir a quién siguen -algunos siguen a miles, mientras que otros sólo a unos pocos; algunos sólo siguen a gente a la que conocen personalmente, mientras que otros siguen a famosos y a desconocidos que les parecen interesantes.

Aunque la gente puede interaccionar con Twitter directamente a través de su sitio web, existen muchas aplicaciones de terceros, desde clientes para móviles o de escritorio a herramientas que permiten a los participantes estar al tanto de los temas populares, de quién deja de seguir a quién, y del grado de popularidad de distintos usuarios. El ecosistema que rodea a Twitter es amplio porque Twitter pone a disposición de los desarrolladores una API. Para una guía más detallada de Twitter, ver [4].

Convenciones en Twitter

Los participantes en Twitter están obligados a expresarse en 140 caracteres. A medida que los participantes se fueron haciendo con la tecnología y sus posibilidades, fueron surgiendo una serie de convenciones que permitieron a los usuarios añadir estructura a los tuits. Por ejemplo, desarrollaron maneras de hacer referencia a otros usuarios, coincidieron en el uso de etiquetas para indicar temas, e inventaron un lenguaje para propagar mensajes.

[@replies]

Los participantes en Twitter comenzaron a utilizar la sintaxis @usuario (por ejemplo, @amandapalmer) para dirigirse unos a otros. Esta convención procede de una práctica antigua en IRC y tiene múltiples usos en Twitter, que incluyen dirigir mensajes a personas específicas como si se les enviase a ellos el mensaje (también conocidos como @replies [respuestas]) y hacer referencia de forma oblicua a otro usuario (por ejemplo, “He visto el programa de @oprah de hoy).

[…]

[#hashtags]

Los temas se indican mediante una combinación de hashtag (#) y una palabra clave. La práctica de utilizar palabras clave para marcar los tuits muy probablemente imita el uso de “etiquetas” para categorizar libremente contenido en la web. El etiquetado alcanzó visibilidad con los sitios de marcadores sociales [5], pero se ha extendido a otros tipos de medios sociales, incluyendo los blogs. La práctica de utilizar hashtags puede que provenga de una costumbre entre programadores de comenzar las palabras especializadas con signos de puntuación, como $ y * para variables y punteros, o el propio signo # para identificar puntos de anclaje en HTML.

[Acortadores de direcciones]

Los primeros usuarios de Twitter también empezaron a a incluir enlaces a contenido externo introduciendo la URL en sus tuits. Como las URLs normalmente son largas, consumen demasiados caracteres. Por eso, la gente empezó a utilizar “acortadores de URLs” (por ejemplo, http://bit.ly) para generar URLs únicas y abreviadas que redirigiesen al sitio deseado. Compartir enlaces es una práctica fundamental en Twitter.

[Retuiteo]

Retuitear […] es otra práctica emergente. Al contrario que las @replies y las hashtags, las convenciones para retuitear son muy poco uniformes. La manera prototípica de retuitear es copiar el mensaje precedido de RT e indicar el autor original con @. Por ejemplo:

A: Hola mundo!
B: RT @A: Hola mundo!

Los datos del retuit pocas veces se formatean de forma tan clara como en este ejemplo. No existe una sintaxis coherente para indicar un retuit, el reconocimiento no es uniforme, el límite de 140 caracteres y otros factores llevan a los usuarios a alterar el mensaje original, y es muy habitual que se añadan comentarios. Además, la gente utiliza el retuit para hacer referencia a contenido de otros medios y también cuando parafrasea los tuits de otros. Como resultado, el texto y el significado de los mensajes cambian a menudo al ser retuiteados y la sintaxis no uniforme complica el seguimiento de la difusión de los retuits. […]

[Adaptación del sistema a las prácticas de los usuarios]

Pese a que estas prácticas no estaban incorporadas dentro de Twitter, la compañía respondió a algunas de las convenciones de los usuarios integrando en el sistema la sintaxis establecida de forma colectiva. @usuario ahora se convierte en un enlace a la página de ese usuario en Twitter, y existe una página especial donde los usuarios pueden ver juntos todos los @mensajes en los que se los menciona; los usuarios disponen también de un botón para @reply [responder] a un mensaje que permite seguir el rastro del referente. Las hashtags ahora aparecen en las búsquedas en Twitter y en sus “trending topics” [temas candentes].

En el momento de escribir estas líneas, Twitter ha anunciado su intención de incorporar el retuiteo en la estructura de Twitter como ha hecho con las @replies y las #hashtags, pero la funcionalidad no se ha hecho pública aún. Aunque algunos clientes de terceros soportan estas prácticas (por ejemplo, mediante botones para auto-formatear un retuit), tanto ellos como sus usuarios utilizan varias de las convenciones sintácticas que hemos descrito aquí.

[Nota: Cuando se escribió el artículo, publicado en enero de este año, Twitter aún no incorporaba dentro de la propia plataforma la posibilidad de retuitear, algo que ahora ya sí es posible, y que de hecho, al emplear metadatos que no forman parte del cuerpo del mensaje, permite sortear en cierta medida el límite de los 140 caracteres.]

Referencias

[1] Zinko, C. What is Biz Stone doing? San Francisco Chronicle, K-1, April 5, 2009.

[2] boyd, d. and N. Ellison. Social Network Sites: Definition, History, and Scholarship. Journal of Computer- Mediated Communication 13, 1 (2007), article 11.

[3] Marlow, C. The Structural Determinants of Media Contagion. PhD Dissertation, MIT Media Lab, 2005.

[4] O’Reilly, T. and S. Milstein. The Twitter Book, O’Reilly, Sebastapol CA, 2009.

[5] Golder, S. and B.A. Huberman. Usage Patterns of Collaborative Tagging Systems. Journal of Information Science 32, 2 (2006), 198-208.

A %d blogueros les gusta esto: