La ética del enlace

27 May

Así se titula este breve vídeo de Jay Rosen, profesor de periodismo en NYU sobre lo que implica para él escribir un blog, basado en lo que denomina “la ética del enlace”.

Trascribo su contenido en inglés y lo traduzco a continuación (Los enlaces, por cierto, siguiendo el espíritu del post, los he añadido yo :-):

The link, which is the idea that “you’re interested in this, but did you know about that?”, or “here’s what I’m saying, but you should see what they’re saying” or “you’re here, but there’s also this over there”, is actually building out the potential of the web to link people, which is what Timothy Berners-Lee put into it in the first place.

So, when we link, we’re actually expressing the ethic of the Web, which is to connect people and knowledge. And the reason you link doesn’t have anything to do with copyright and property, it has to do with that’s how we make the Web into the Web of connections and that’s how we connect knowledge to people. And so, when we talk about this stereotypical conflict between the bloggers and the mainstream media (by the way, the only people who worry about wether bloggers are going to replace the news media are people who work in the news media, nobody else talks about that), but when we think about it, think about the news industry’s reaction to the rise of the web.

When the major news sites built their first web pages, which was around 1996, they decided to repurpose their content from the print platform and put it online, which certainly makes sense, right?, you’ve paid all the costs already for all the articles and features you’ve produced for the Washington Post newspaper, now there’s this new way to distribute them, put them online, you get a new audience, new readers, maybe you can charge advertisers and make a little money.

And in repurposing their content on the Web, which was a rational thing, they made up some rules for themselves. One of their rules was: you don’t send people away from your domain, that is you don’t link out from the Washington Post to the rest of the Web, because you’re the Washington Post, you have everything, you’ve got national news, international news, local news, car news, sport news. We’ve got everything, we’re the Washington Post! Why would we send you anywhere else?

And so when they decided to give birth to their first web sites, their sites were actually anti-Web, because they didn’t understand actually the ethic of the link, and they didn’t accept ethic of the link. And it’s taken them a long time to learn the ethic of the link, because the Washington Post is willing to share their knowledge with you, but the whole idea of connecting people to knowledge wherever it is, which is the ethic of the Web, has taken them a while to understand.

And so, the bloggers where the people that came along, who developed the Web first as a tool for informing people. ‘Cause they didn’t have these rules. And they used it for what it was for.

When you’re repurposing your content, on the Web, the Web is very flexible, it’s very generous, and if that’s want you want to do, you know what it says to you? Ok, no problem. If that’s what you want to do, we can do that. Here’s a newspaper put online. But it was exactly that impulse that prevented them from imagining an online newspaper, which starts not from what you have from a prior platform, but from what can the Web do, what is its ethic, how does it connect the people to knowledge. And if we start there, with what Timothy Berners-Lee wanted to do, with the problem he was trying to solve, then an ethic of the Web flows from that, I think.

As a blogger, what I try to do is do everything well, all the time, and give you way more than you asked for every single time you come to my blog. More knowledge than you thought, more links than you’d bargained for, more nuance, more depth, more education than you imagined when you clicked that link.

Y aquí va mi traducción (muy mejorable):

El enlace, que es la idea de que “te interesa esto, ¿pero conocías esto otro?”, o “esto es lo que yo digo, pero deberías ver lo que dicen ellos”, o “estás aquí, pero hay también esto allí”, está de hecho erigiendo el potencial de la Red para conectar personas, que es lo que Timothy Berners-Lee introdujo en ella desde el principio.

Así, al enlazar, estamos realmente expresando la ética de la Red, que consiste en conectar personas y conocimiento. Y la razón por la que uno enlaza no tiene nada que ver con el copyright y la propiedad, tiene que ver con que es así como hacemos que la Red sea la Red de conexiones y así es como conectamos el conocimiento con las personas. Y así, cuando hablamos de este estereotípico conflicto entre bloggers y los medios establecidos (por cierto, los únicos preocupados sobre si los blogueros sustituirán a los medios es la gente que trabaja en ellos, nadie más habla de eso), pero cuando pensamos en ello, pensemos en la reacción de la industria informativa a la difusión de la Red.

Cuando los principales sitios de noticias crearon sus primeras páginas web, alrededor de 1996, decidieron reconvertir el contenido de la plataforma impresa y ponerlo online, lo que tiene sentido, ¿no?, ya has pagado todos los costes de los artículos y contenidos que has producido para el Washington Post en papel, ahora existe esta nueva forma de distribuirlos, ponerlos online, consigues una nueva audiencia, nuevos lectores, quizá puedas cobrarles a los anunciantes y sacar algo de dinero.

Y al reconvertir su contenido en la Red, que era algo racional, se impusieon algunas reglas a ellos mismos. Una de ellas era: no mandes a la gente fuera de tu dominio, es decir, no enlaces fuera del Washington Post al resto de la Red, porque eres el Washington Post, tienes de todo, tienes noticias nacionales, internacionales, locales, de coches, de deportes. ¡Tenemos de todo, somos el Washington Post! ¿Por qué habríamos de mandarte a cualquier otro sitio?

Así que, cuando decidieron dar a luz a sus primeros sitios web, los sitios eran de hecho “anti-Web”, porque no entendían la ética del enlace y no aceptaban la ética del enlace. Y han tardado mucho tiempo en aprenderlo, porque el Washington Post quiere compartir su conocimiento contigo, pero la idea de conectar a la gente con el conocimiento esté donde esté, que es la ética de la Web, han tardado en entenderla.

Y así, los bloggers fueron quienes aparecieron, quienes desarrollaron la Web principalmente como una herramienta para informar a la gente. Porque ellos no tenían esas reglas. Y la usaron para lo que se pensó.

Cuando estás reconvirtiendo tu contenido en la Web, la Web es muy flexible, muy generosa, y si eso es lo que quieres hacer, ¿sabes lo que te dice? Vale, no hay problema. Si eso es lo que quieres hacer, podemos hacerlo. He aquí un periódico puesto online. Pero fue precisamente este impulso el que impidió que imaginasen un periódico online, que no se basa en lo que tenías en una plataforma anterior, sino en lo que puede hacer la Web, en cuál es su ética, y en cómo conecta a la gente con el conocimiento. Y si empezamos aquí, con lo que Timothy Berners-Lee quería hacer, con el problema que trataba de solucionar, la ética de la Web fluye de ahí, creo yo.

Como blogger, lo que intento hacer es hacerlo todo bien, todo el tiempo, y darte mucho más de lo que habías pedido cada vez que vienes a mi blog. Más conocimiento del que pensabas, más enlaces de los que esperabas, más matices, más profundidad, más formación de que la imaginabas al pinchar en ese enlace.

3 comentarios to “La ética del enlace”

  1. Cristina mayo 28, 2010 a 3:18 pm #

    Muchas gracias por compartir la traducción!

  2. grankabeza mayo 28, 2010 a 4:00 pm #

    Me alegro de que te resulte interesante.

    :)

Trackbacks/Pingbacks

  1. The Ethic of the Bloggers Link « Olliander - junio 3, 2010

    […] June 3, 2010 Olliander Leave a comment Go to comments Jay Rosen, journalism professor at NYU on the importance of links to information on the Web via […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: