Contexto

26 Mar

Desde hace unos años, prácticamente lo único que leo en los periódicos son los artículos de opinión. Me gusta estar informado de lo que sucede en el mundo, pero pienso que la prensa diaria ayuda bien poco. Porque una cosa es estar al tanto de los últimos acontecimientos (“conocimiento episódico”, lo denomina Matt Thompson) y otra muy distinta saber a qué obedecen, cómo encajan entre sí, por qué suceden (“conocimiento sistémico”). Y esto, el contexto en el que engarzar las últimas noticias, en los periódicos es bien escaso.

Ayer, leyendo varios artículos relacionados con lo que Elise Shu denomina “movimiento por el contexto” (context movement), empecé a entender por qué.

Dice Shu:

The current news system is an artifact of an earlier era of industrial production that has passed. But the web allows us to fix some of the problems.

Because journalism is structured around the single story, it’s not accommodating to help people have more meaning, more context.  But that’s a function of the old ecosystem. In prior platforms, we couldn’t give background due to limits on time or space. So we learned to produce news with updates. The ecosystem was not conducive because reporters were producing for primary time-specific models.

There’s also very little reward for providing context if you’re a journalist. News reporters see it as doing something “extra”, providing “more info”, instead of making the background – the topic page or whatever you want to call it – the main draw and the incremental stories the side dishes. The journalism system – newsrooms, reporters – compete not to equip readers with more understanding but to break news. Metrics on “success” as organizations are also skewed because they measure how many people watched, how many clicked, not more understanding.

(El sistema de noticias actual es una creación de una era anterior de producción industrial que ya ha pasado. Pero la web nos permite solucionar alguno de los problemas.

Como el periodismo se estructura alrededor de la historia individual, no es útil para ayudar a la gente a alcanzar más significado, más contexto. Pero ésa es una función del viejo ecosistema. En anteriores plataformas, no podíamos proporcionar antecedentes por limitaciones de tiempo o espacio. Así que aprendimos a producir noticias a base de actualizaciones. El ecosistema no ayudaba porque los reporteros producían para modelos principalmente preocupados por el tiempo.

Además, si eres un periodista, proporcionar contexto tiene poca recompensa. Los reporteros lo ven como hacer algo “extra”, proporcionar “más información”, en lugar de centrarse en los antecedentes – la página sobre el tema o como se lo quiera denominar – y convertir las historias incrementales en platos secundarios. El sistema periodístico – redacciones, reporteros – no compite para ofrecer a los lectores una mayor comprensión sino para dar las últimas noticias. Las métricas del “éxito” como organizaciones también están sesgadas, porque miden cuánta gente vio, cuántos pulsaron en el enlace, no una mayor comprensión.)

En la misma línea, Matt Thompson, en su post The 3 key parts of news stories you usually don’t get (Las 3 partes fundamentales de las noticias que normalmente no recibes) afirma que los periódicos sólo nos permiten saber lo que pasa, lo que acaba de suceder, pero poco nos dicen de la situación estructural, de lo que no pasa, ni de cómo el periodista ha llegado a saber lo que sabe (algo que no sólo sería muy útil para permitirnos valorar su credibilidad, sino que también, dice Thompson, puede llegar a hacer el relato mucho más interesante); por último, algo que me llamó la atención es que él echa en falta que los periodistas hagan explícito qué es lo que (aún) no saben, qué es lo que están tratando de averiguar. Algo que “[…] not only does it give us a framework for anticipating (and thereby managing) the information that will come in next, it also stokes our interest in that information” ([…] no sólo nos proporciona un marco dentro del que prever (y por tanto manejar) la información que llegará a continuación, sino que también alimenta nuestro interés por esa información.)

Hasta ahora, cuando los periódicos intentan proporcionar un cierto contexto para las noticias, lo que suelen hacer es mostrar una serie de enlaces (a menudo, a noticias sobre el mismo asunto en el propio periódico, sin referencias externas). Por ejemplo, eso sucede con los apartados “A fondo” que aparecen en muchos artículos de El País.

Y la verdad es que eso poco contribuye a que alguien que trata de enterarse de qué va el asunto lo consiga.

Sin embargo, Shu y Thompson (y Jay Rosen, profesor de la escuela de periodismo de NYU, que es por quien he acabado llegando aquí) creen que ofrecer la información de última hora dentro de su contexto funciona mejor, y que de hecho existe entre los lectores demanda de contexto. Citan ejemplos como la repercusión que obtuvo el episodio Giant Pool of Money del programa This American Life de la radio pública de Chicago, de septiembre de 2008, que ofreció una de las primeras explicaciones coherentes, de conjunto, de la crisis financiera, o un artículo del New Yorker sobre la reforma sanitaria (que he puesto en mi lista de lectura).

Y yo estoy de acuerdo. De hecho, como no encuentro esa información en la prensa diaria, recurro a muchos otros lugares que la maravilla de Internet pone al un click de distancia. Sitios tan dispares como, por ejemplo: el Real Instituto ElCano, la New York Review of Books, la Information Technology & Information Foundation o la infinidad de blogs y páginas institucionales a los que estoy suscrito a través de Google Reader. O cada vez más, los estupendos podcasts de Fora.tv, el Berkman Center o la London School of Economics.

O Wikipedia, claro.

Shu, refiriendo lo que se habló en el debate en el que participaron Thompson y Rosen, entre otros, en la reciente SXSW en Austin, llega incluso a preguntarse lo siguiente:

Wikipedia specializes in background knowledge. NYTimes specializes in investigations and updates. Why are they separate services? Why aren’t they the same? It makes more sense to provide context just as you’re coming into a story halfway through its development, like the health care debate.

Wikipedia is structually inspiring to us. Instead of bifurcating the story into a bunch of components, Wikipedia was pulling information together. Wiki works really well over time. It’s often the first choice people go to for news a year after something’s been in the headlines. Currently we present it as “more information”. The consumer doesn’t necessarily want “more information”. We want to present the minimum you need to understand a subject, and then develop that as your need for more increases.

(Wikipedia está especializada en el conocimiento de fondo. El New York Times está especializado en investigaciones y actualizaciones. ¿Por qué son servicios separados? ¿por qué no son el mismo? Tiene más sentido ofrecer el contexto cuando llegas a una historia a mitad de su desarrollo, como en debate sobre la atención sanitaria.

Wikipedia nos inspira estructuralmente. En lugar de bifurcar la historia en un montón de componentes, Wikipedia reúne la información. Wikipedia funciona muy bien con el paso del tiempo. Es a menudo el primer lugar al que la gente acude para enterarse de algo un año después de que ocupase los titulares. A día de hoy, se presenta como “más información”. El consumidor no tiene por qué querer “más información”. Queremos presentar lo mínimo necesario para entender un asunto, y después irlo desarrollando a medida de aumenta tu necesidad de más.)

Una respuesta to “Contexto”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Free Culture « IT ruminations - mayo 14, 2010

    […] ilusión encontrarme con el crack de Dave Winer, a cuyo podcast semanal con Jay Rosen (al que ya he mencionado aquí), Rebooting the news, estoy tan enganchado como a las grandes series americanas que tanto […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: